20 dic. 2019

RESEÑA: LA CAMPANA DE CRISTAL POR SYLVIA PLATH



Título: La campana de cristal
Título original: The bell jar
Autor/a: Sylvia Plath
Traductor: Eugenia Vásquez Nacarino
Páginas: 264
Año de publicación original: 1963
Esta es la historia de una chica que tiene todo lo que una joven puede desear en el Nueva York de los años cincuenta: una carrera prometedora, un pretendiente que estudia medicina y toda una vida por delante. Esther Greenwood ha ganado una beca para trabajar en una revista de moda en la gran ciudad y siente que por fin podrá realizar su sueño de ser escritora. Pero entre cócteles, noches de fiesta y pilas de manuscritos descubre una sociedad que repudia las aspiraciones de las mujeres y su vida empieza a desmoronarse. Esther -alter ego de la autora- se encierra en sí misma, como si estuviera atrapada en una campana de cristal: respirando continuamente el mismo aire viciado y sin posibilidad de escapar.

¡Hola lectores!

Es un placer volver a leernos hoy. En esta ocasión les traigo una reseña de un libro que en cuestiones de probabilidad es uno de los pendientes de muchas personas.
Publicado por primera vez bajo el seudónimo de Victoria Lucas, Sylvia Plath por excelencia es nuestra poeta confesional favorita. Retadora y pasional.

(Es inevitable escribir una reseña de este libro sin que se me escape algún spoiler, pido disculpas por ello).

Muchos expertos y conocedores de la obra de Plath, dicen que es un libro autobiográficoo semi-autobiográfico, casi que un diario o confesionario. Nos encontramos con Esther Greenwood, una mujer super inteligente, dedica y disciplinada, pero con mucho desdén y apatía por el mundo social. Esther, comienza a sentirse confinada en su campana de cristal, descubriendo que al final no solo ella se siente así, si no muchas personas más. 

(...)También recuerdo a Buddy Willard diciendo, con una seguridad siniestra, que una vez que me casara me sentiría diferente, que no iba a querer seguir escribiendo poemas. Entonces pensé que quizá fuera verdad, que cuando uno se casaba y tenía hijos era como un lavado de cerebro, y que después una iba por el mundo sedada como un esclavo en un estado totalitario.

En la campana de cristal, existen varios temas que se tocan claramente. Misoginia, feminismo puro,  depresión, obsesión, virginidad y sexualidad, incluyendo salud pública y sus problemas familiares.
Debo decir que la primer parte para mí no fue gran cosa (se me hizo sencilla), sin embargo es importante; se siente como una introducción en la cabeza de Esther y su comportamiento dentro de la sociedad, sin embargo podemos ver cómo se siente dentro de ello, la banalidad con la que ve el mundo y las relaciones sociales o sentimentales y  inconformismo como constante y del que ella misma se da cuenta. 

La gran importancia de la primera parte es la presión en la que se siente Esther, siente que no tiene ninguna ventaja por encima de su novio y que él las tiene todas.  Además de esto, ve cómo su novio puede tomar de forma de deliberada su sexualidad, mientras que ella se la pasa pensando en ello como si fuera inmoral. Duda del matrimonio y tiene fuerte aversión por éste y la maternidad. 

La segunda parte es pura intensidad, es el desplome físico y posteriormente mental de Esther. Hay infinidad de reflexiones sobre la vida y su estancamiento profesional. Descubre que hay cosas que siempre la van a limitar mientras la sociedad no cambie su estado desigualdad. No sufre solo como mujer si no por serlo, momento en el que intenta dejar a un lado el tabú frente a su sexualidad y es castigada por ello, por no hacerlo como debía, esta parte es fuerte porque se presenta como una alegoría dentro del relato.
Y entonces me pregunté si en cuanto empezara a gustarle se hundiría en la vulgaridad, y si en cuanto empezara a gustarle me le encontraría una pega tras otra...

De forma particular me ha gustado mucho la forma poética en la escribe la autora, me refiero a que se nota que es poeta a lo largo de todo el monólogo interior. Eso, en parte es lo que me parece más fascinante, describe de forma poética cosas duras, logra mezclar la historia con un poco de sarcasmo e ironía. Sin duda, Plath pudo habernos dejado más prosa y también hubiera destacado al igual que su poesía. El libro es una lucha interna, muy recomendado.

4/5


Sylvia Plath
(Estados Unidos, 1932-1963)


Poetisa y novelista estadounidense. Empezó a escribir poesía de niña, estudió en la Universidad de Smith y, gracias a una beca Fulbright, en la Cambridge. Su primer libro, El coloso (1960), puso en evidencia la meticulosidad de su oficio y un estilo muy personal. Ariel (1965) está considerado como su mejor libro de poemas que, al igual que su poesía posterior publicada después de su suicidio, refleja un ensimismamiento y una obsesión por la muerte crecientes. Poemas completos, que ganó el Premio Pulitzer en 1982, fue editado por su marido, el poeta británico Ted Hughes, en 1981. La campana de cristal (1963), novela que publicó con el seudónimo de Victoria Lewis, es el relato autobiográfico del colapso nervioso de una joven. Su correspondencia, Cartas a casa, 1950-1963, preparada por su madre y publicada en 1975, ayuda a comprender sus fuentes de inspiración y su desesperación. Otras obras, publicadas póstumamente, son Cruzando el agua (1971) y Arboles de invierno (1972), ambos libros de poesía, y Johnny Panic y la Biblia de sueños, libro de cuentos. En 1982 se publicaron sus Diarios.


¡Gracias por leerme!

4 oct. 2019

MINI RESEÑAS: RECOMENDACIONES LITERARIAS | SÁNDOR MÁRAI


¡Hola lectores!

Volvimos a las recomendaciones literarias de forma encapsulada. El día de hoy hablaremos de algunas de las obras más significativas escritas por Sándor Márai. Lo descubrí en el año 2017 con su obra La herencia de Eszter, fue uno de los libros que más me gustó ese año y por supuesto, no he dejado de pensar en él.

7 jun. 2019

RESEÑA: ¿FUE ÉL? POR STEFAN ZWEIG


Título: ¿Fue él?
Título original: War er es?
Autor/a: Stefan Zweig
Traductor: Berta Vias Mahou
Páginas: 80
Año de publicación original: 1987
En esta breve novela, Zweig nos habla de los celos con su habitual maestría: elusivo, con la virtud de la intriga irresuelta, ahonda en el dolor y el desamparo que produce el sentirnos sustituidos en los afectos de nuestras personas queridas por un tercero que, cuanto menos, tiene los mismos derechos que nosotros. La rabia y la violencia pueden conducir a una venganza que agravará, si cabe aún más, nuestra orfandad.

¡Hola lectores!
Traigo una depresión post- avengers end game que no se la creen. Había pensado en traerles o no esta reseña porque no parece un libro llamativo, a simple vista. Es todo lo contrario, es un libro con una narrativa intrigante y ligera.

Es una novela corta, muy corta. Típico del autor, pero en esta ocasión el protagonista no es un ser humano, es un perro. Sí, un perro ¿cómo les puede parecer esto?. No es una novela para niños, principalmente, es una novela para adultos. El perro como personaje principal, un personaje que tal vez fue víctima y victimario. 

En esta ocasión este particular autor nos muestra cómo la historia de un tierno perro, se torna perturbadora. Muchos creemos que el sentir emociones son propias de la naturaleza humana, ya veremos que en esta historia no es así. El amor, celos y venganza son los entremeces que se sirven en esta particular novela. 

Resulta que un día en un edifico, una tierna paraje de abuelos que vivían hace tiempo ahí vio que llegaba una pareja de recién casados a vivir en el mismo edificio o en frente (ya no recuerdo).  Limpley, es el nombre de una persona que para mí sufre de algún tipo de trastorno porque este hombre se emociona casi que obsesiona con todo lo nuevo o ¿será que todos nosotros somos así con los nuevo?. Primero con sus nuevos vecinos, los ancianos. Empezaron con muchos encuentros, invitaciones, reuniones, etc. Luego, parece ser que este hombre pierde todo el interés por lo ya conocido y se va alejando. Su esposa comienza a sentir que los comportamientos de su esposo Limpley no la hacen feliz y posteriormente cae en la tristeza. Su vecina " la abuelita" decide regalarle un perrito bulldog, ella muy feliz lo recibe. Pero, adivinen quién se queda con el bulldog y le pone nombre, sí Limpley. Ahora, Limpley fija toda su atención en el bulldog llamado ahora "Ponto", era perro robusto y de pelaje negro.

Cuando un sábado por la tarde nos di poníamos a abandonar nuestra casa para ir a dar nuestro habitual paseo, oímos unos pasos rápidos, pesados, que se acercaban hacia nosotros. Al volvernos, había allí un hombre fornido y alegre, que nos ofreció una mano ancha, roja y llena de pecas. Era el nuevo vecino y había oído decir lo amables que habíamos sido con su mujer. 

Cuando un sábado por la tarde nos disponíamos a abandonar nuestra casa para ir a dar nuestro habitual paseo, oímos unos pasos rápidos, pesados, que se acercaban hacia nosotros. Al volvernos, había allí un hombre fornido y alegre, que nos ofreció una mano ancha, roja y llena de pecas. Era el nuevo vecino y había oído decir lo amables que habíamos sido con su mujer. 

En este punto de la historia vemos el problema de llegar a malcriar a una mascota, el dominado dejó de ser Ponto y pasó a ser el propio Limpley que solo vivía para satisfacer a Ponto, él se volvió una perro insoportable y solo buscaba de su amo cuando necesitaba de él. 

Con el paso de los días el perro sigue haciéndose más malcriado y dependiente, directamente Limpley solo fija su atención en Ponto, dejando a un lado a su esposa que cada vez se pone más triste. Y saltándonos un poco más los detalles, la esposa de Limpley queda en estado de embarazo y adivinen en quién se girará toda la atención de Limpley. Por supuesto que esto lo nota Ponto y con el paso de los días pasa de ser el perro más malcriado y engreído, a ser un perro que se siente abandonado y humillado. Ponto, con la actitud de cualquier ser humano que de repente se siente fuera de lugar intenta acomodarse a su nuevo panorama, sin embargo al ver que no logra tener de nuevo atención, los sentimientos más humanos posibles comienzan a albergar su corazón. Los celos, sentimientos de abandono e impotencia.

Al final solo te preguntarás por qué Stefan Zweig es tan bueno sembrando intrigas ¿cómo carajo es esto posible?. Es claro que este libro no tiene un final feliz. Es por eso que extiendo la invitación para que leamos una historia un tanto fuera de lo común y puede que deje te pensando un par de horas o incluso días. Al día de hoy, sigo fascinada por la forma en la que Zweig, le da vida a una historia que parece no tener demasiada profundidad. 


Stefan Zweig 
(Austria, 1881-1942)


Escritor y pacifista austriaco, famoso sobre todo por sus biografías. Nació en Viena, en cuya Universidad estudió. A raíz del estallido de la I Guerra Mundial, Zweig se convirtió en un ardiente pacifista y se trasladó a Zurich, donde podía expresar sus opiniones. En su primera obra importante, el poema dramático Jeremías (1917), denunciaba apasionadamente lo que él consideraba como la locura suprema de la guerra. Después de la guerra Zweig se estableció en Salzburgo y escribió biografías, por las que se hizo famoso, narraciones y novelas cortas y ensayos. Entre estas obras destacan: Tres maestros (1920), estudios sobre Honoré de Balzac, Charles Dickens y Fedor Dostoievski y La curación por el espíritu (1931), donde da cuenta de las ideas de Franz Anton Mesmer, Sigmund Freud y Mary Baker Eddy. El ascenso del nazismo y el antisemitismo en Alemania llevó a Zweig, que era judío, a huir a Gran Bretaña en 1934. Emigró a los Estados Unidos en 1940 y después a Brasil en 1941, donde se suicidó llevado por un sentimiento de soledad y fatiga espiritual. Como escritor, Zweig se distinguió por su introspección psicológica. Omitiendo detalles no esenciales, fue capaz de hacer sus biografías tan entretenidas como una novela. Los últimos escritos importantes de Zweig incluyen las biografías Erasmus de Rotterdam (1934) y María Estuardo (1935), la novela El juego real (publicada póstumamente en 1944), y su autobiografía El mundo de ayer (1941).